UN PAÍS EN SERIO: ME VERÁS VOLVER

Llego a la productora y escucho música a todo volumen. Entro a mi oficina y el sonido es ensordecedor. Carla, mi asesora de imagen y a Moria, mi secretaria, están saltando totalmente descontroladas. Se golpean, en un pogo de a dos que, por pequeño (o bonsái, o cherry, o bombón, o gourmet) no deja de ser explosivo.

       -¡De aquel amoooooorrrrr… de música ligeraaaaaa! –gritan, cuando llega el estribillo.

       Me tapo los oídos porque tengo miedo de que me estallen los tímpanos, bajo el volumen y me quedo mirándolas. Ellas se detienen, se quedan un segundo en silencio, inmóviles. Se miran. Y comienzan de nuevo.

       -¡Oooooh… vamos a volveeeeerrr! –cantan, a los gritos, a los saltos, agitando los brazos-. ¡A volveeeerrrr… a volveeeerrrr, vamos a volveeeerrrr!

       -No me digan que ahora son kirchneristas –les digo, en medio de un asombro que no logro descifrar.

       -Bueno, tampoco es para que te espantes –dice Carla.

       -Es con todos –dice Moira-. ¡Hasta con Randazzo! Sólo faltan Tino y Gargamuza.

       -Igual eso no lo cantábamos por kirchneristas, sino por la vuelta de Soda Stéreo –aclara Carla.

       -¡A volveeeerrrr, a volveeeerrrr, vamos a volveeeeerrr! –empiezan otra vez las dos, a los gritos, a los saltos, agitando los brazos.

       -¿No les parece un poco ridículo celebrar la vuelta de Soda Stéreo con Chris Martin como líder?

       -¿Por qué? –pregunta Moira-. Un chico lindo, cool, importado. Es el Daniele de Rossi de la música.

       -Esperemos que tenga un poco más de minutos de juego que De Rossi -observo.

       -Además. ¿por qué iba a ser ridículo? Si nos parece lógico que vuelva el kirchnerismo con Alberto Fernández como líder, ¿por qué nos iba a parecer ridículo que vuelva Soda Stéreo con Chris Martin como líder?

       -Tampoco es para que des como decidida la elección –advierto-. El Gobierno todavía la puede dar vuelta.

       -Es verdad –reconoce Carla-. Aunque creo que es más posible que Skay anuncie la vuelta de Los Redonditos de Ricota con Justin Bieber como nuevo cantante.

       -Vos reíte, pero el Gobierno está tomando algunas medidas para revertir la derrota electoral en las PASO –digo-. Hay bonos, baja del IVA, suba del piso de ganancias.

       -Y también está el Programa Ofensores de Trenes que lanzó Patricia Bullrich, que permite que a la gente se le pueda pedir documentos por portación de cara –continúa Moira.

       -¿Ofensores de Trenes o Prejuiciosos de la Rosada? –pregunta Carla.

       -También tenés a Pichetto pidiendo “dinamitar búnkers de droga” -digo.

       -Creo que la única forma que tiene el Gobierno de ganar en octubre es dinamitando los búnkers… pero los búnkers electorales de la oposición –asegura Carla.

       -Es como que el Gobierno quiere hacerse el populista tirando algunos mangos –dice Moira-. Pero enseguida le sale la naturaleza de repartir palos y meter gente en cana.

       -Son muy pocas monedas para tanto dunga dunga –agrega Carla.

       -Encima, desde la Casa Rosada buscan victimizarse y están denunciando que puede haber fraude –digo.

       -No entiendo –dice Moira-. ¿No es la oposición la que debería denunciar fraude? ¿El Gobierno no debería contar con todas las herramientas para evitar un fraude? O por lo menos, para evitar que haya un fraude contra ellos.

       -Debería ser así, pero las cosas son de otro modo –explica Carla-. El Gobierno denuncia un fraude en su contra y en Boca se quejan por los arbitrajes y por el VAR en su contra. Sólo falta que Donald Trump diga que se siente “atado de pies y manos” por las denuncias de Amnesty Internacional sobre torturas en Guantánamo.

       -Y mientras tanto, ¿qué pasa en el Gobierno?

       -¡Hace un rato que estamos hablando del Gobierno! –se queja Carla.

       -Me refiero al Gobierno que importa, al que viene.

       -Está en su mejor momento, sin dudas.

       -¿Vos decís? –pregunto.

       -¡Obvio! –responde Carla. Tiene los votos y no tiene que gobernar. ¿Qué más se puede pedir?

       -Ponele que algunos quilombos ya empiezan a aparecer –reconoce Moira-. Alberto le pidió a los aeronavegantes que levanten una huelga y le hicieron un elegante corte de manga. Antes había pedido a los movimientos sociales que no salgan a la calle y le habían hecho un elegante corte de manga. Pero mientras no haya que gobernar no pasa nada.

       -O sea que Alberto se lo está tomando con soda –digo.

       -¿Soda? –exclaman Carla y Moira.

       Las dos se miran, sonríen y vuelven a comenzar a cantar, a gritar, a saltar, a mover los brazos, a hacer pogo.

       -¡A volveeeeer… a volveeeeerrr… vamos a volveeeeeerrrr!

 

PUBLICADA ORIGINALMENTE ACÁ https://www.perfil.com/noticias/columnistas/me-veras-volver-0510.phtml?fbclid=IwAR2D6Ud4YHO_4a8_ZYQ1r13Lat7b83S7dpZCBAAH0to58H9B8ppB05N_CwM