Puto el que lee

Los insultos son la cloaca del idioma. Por eso nos cuesta tanto hacernos cargo de ellos. Y al mismo tiempo, por eso mismo resultan imprescindibles y no podemos vivir sin ellos. Los insultos son también la última estación del combate dialéctico. Y aunque nos quieran hacer creer que usarlos significa usar “lenguaje adulto”, insultar es conectar con la infancia, con aquella fascinación por lo prohibido. Todo eso me llevó a escribir un diccionario de insultos llamado PUTO EL QUE LEE. En 2006 edité la primera edición con Barcelona. Y en 2017 lo reescribí, en versión ampliadísima y actualizadísima, y lo editó Planeta. Acá les dejo el ensayo sobre insultos que funciona como prólogo de PUTO EL QUE LEE. Si quieren más, compren el libro.

Puto el que vé este spot