Poemas

Primero fue la poesía. O el poema. Porque una cosa es la poesía como revelación estética y otra es el poema como forma literaria. Eso lo aprendí a los 17 años, cuando leí El arco y la lira, de Octavio Paz. Las dos cosas me apasionan por igual. El arco y la lira. O poesía y poema. Y trato de que combinen. Sí, ya sé, una cosa es intentar y otra muy distinta es lograrlo. Pero sigo intentando. Y sigo escribiendo poemas.

Empecé a escribir porque quería escribir poesía. Y me dediqué al periodismo porque me quería ganar la vida escribiendo. Y sabía que nadie se gana la vida escribiendo poesía. Ni Gelman ni Paz. Bueno, tal vez Neruda. Pero ni siquiera.

En los años 90, cuando escribí para el semanario cultural La Maga (y más tarde, en la revista Humor), pensé que poesía y periodismo eran irreconciliables. Y me entregué al oficio periodístico, intenté aprender todo de grandes maestros (Eduardo Rafael, Carlos Ulanovsky, Julio César Petrarca, Carlos Ares, Tomás Sanz, Gloria Guerrero, Aquiles Fabregat) con los que tuve la suerte de trabajar. Pero la poesía quedó relegada.

Seguí escribiendo poesía. Siempre escribí poesía. Pero siento que hubo un momento en la que salí de una clandestinidad autoimpuesta. O salí del closet, como prefieran. Y me asumí poeta. Bueno, tal vez la palabra sea demasiado. Digamos que asumí que el ejercicio de la poesía era también un oficio, un trabajo no remunerado pero indispensable. Y así publiqué mi primer libro, autogestionado, que se llamó Bueno, Zaire.

Desde entonces entendí que poesía y periodismo no eran cosas tan irreconciliables. O que al menos no lo eran la forma en que yo entendía el periodismo y la poesía. Aunque tal vez lo que sucedía era que aquello que me apasionaba de la comunicación tenía más que ver con las artes visuales, el conceptualismo y, sí, la poesía. Y me di cuenta de que puedo vivir sin periodismo, pero no sin poesía.

A continuación les dejo material de los cuatro libros de poemas que edité, además de unos cuantos poemas y libros inéditos. Voy a seguir publicando. Aquí, en libros, donde sea. Porque voy a seguir escribiendo. Siempre. Pasen y lean.

Lectura del poema "El chico del edificio de Obras Públicas" (poema incluido en "Bueno, Zaire", video realizado por Emilio Cartoy Díaz para las Madres de Plaza de Mayo

Libros Publicados

BUENO, ZAIRE (2005)

DIALECTO PEQUEÑO BURGUÉS (2009)

CUATRO CUARTETAZOS (2010)

EL AMOR (2012)

Libros inéditos y en progreso

WATERFLOWERS

RINCÓN

DISCO CONCEPTUAL

ODAS AL PODER Y SPONSONETOS

PAISAJES

TODOS LOS SONETOS

Poemas sueltos