Más radio

Arranqué en radios comunitarias (esas que entonces se llamaban despectivamente “radios truchas” a mediados de los 80. Como hobby o algo así. Y poco tiempo después me enamoré de la radio para siempre. Además de los dos programas que conduzco actualmente (Hoy Lloré Canción y Jóvenes de Ayer) y del ciclo Radio Barcelona (2010-2011), hice algunas otras cosas en radio.

Quemen Los Bosques (1994-2002)

En 1993 hicimos (junto con Eduardo Blanco, Mariano Lucano y Jorge Altamira) el ciclo Quemen Los Bosques, que tenía como bajada toda una declaración de principios: “El primer programa antiecologista de la radiofonía mundial”. Nos burlábamos de los ecologistas de la corrección política, del deber ser. Creo que Quemen Los Bosques fue uno de los antecedentes más reconocibles, más explícitos de Barcelona.

Quemen Los Bosques salió por distintas radios. Empezamos en 1994 en FM La Tribu. Una vez, estando el programa al aire, nos pusieron una bomba. En realidad tiraron una molotov en la puerta de la radio, que era de madera y empezó a quemarse. Toda una señal para un programa que se llamaba Quemen Los Bosques. En 1996 el programa estuvo al aire todo el año que duró La Rocka, la radio que heredó la frecuencia 106.3, que había tenido Rock&Pop. Después pasamos un tiempo por FM Palermo y tuvimos unos meses de aire a comienzos de 2002, cuando nadie sabía qué pasaba en el país y, mucho menos, en Supernova, la FM rockera de Radio Nacional. Ya se habían ido los muchachos nombrados por De la Rúa y todavía no habían llegado los muchachos nombrados por Duhalde: en ese contexto apareció por última vez Quemen Los Bosques.

Además de su perfil antiecologista, el programa tenía  entrevistas rarísimas. Como cuando organizamos un debate electoral entre dos de los candidatos menos votados: el escribano Prato Murphy (entonces candidato a no sé qué por no sé qué ignoto partido) y el troskista Jorge Altamira. También tuvimos el enorme placer de tener como invitado en el piso al gran escritor David Viñas. Todo eso fue en La Rocka. Antes, en La Tribu, solía caer casi como un columnista ocasional, el entonces cantante de Bersuit Vergarabat, Gustavo Cordera.

Aire comprimido (2004-2005)

A fines de 2003 dimos nuestra primera charla pública sobre Barcelona, en el Malba. Nos acompañaron Adolfo Castelo, Susana Viau y Marcelo Zlotogwiazda. A Zloto le gustó lo que hice (que no recuerdo qué fue) y me convocó como columnista de Aire Comprimido, el programa que tenía en la primera mañana de la Rock&Pop. Fue mi debut grande en la radio: porque era una radio muy (pero muy) escuchada, y porque era un programa muy escuchado en un horario muy escuchado.

Para mí el asunto fue muy contradictorio: por un lado, laburé en un programa increíble, con un grupo de gente maravillosa: empezando por Zloto (de quien aprendí muchísimo, capo total), pero también Martín Ciccioli, Nora Veiras, Romina Calderaro, María Martinelli, María Marta García Scarano, Santi Palazzo… ¿Por qué entonces lo de contradictorio? Porque el programa iba de 6 a 9. Y durante dos años tuve que levantarme a las 4 y media de la mañana, sin feriados. Jodido, muy jodido. Por primera vez comprendí cuál es el tipo de adicción que deben dar las drogas duras: placer con autodestrucción por igual. Pensar que hay gente que se levanta todos los días a esa hora, años y años de su vida.

Lo siento: amo la radio, pero odio madrugar. Y después de dos años, algo me quedó claro: amo laburar con gente copada, amo hacer lo que me gusta. Pero que sea más tarde, por favor.

Radio Portátil (2006-2008)

Cuando terminó Aire Comprimido, el lugar de la primera mañana de Rock&Pop lo ocupó una genia absoluta de la radio: Elizabeth Vernaci. La Negra es lo más, pero destrozado como había quedado, me limité a escribir guiones, que era todo lo que me pedían. Fueron pocas las veces que fui al programa. Cuando fui, me divertí muchísimo. Pero ya había entendido que la primera mañana no era para mí.

Quilombo (2012)

A fines de 2011 me llamó mi amigo (y gran periodista, y por entonces compañero en Duro de Domar) Mauro Federico y me dijo de hacer un programa en Splendid, donde le habían ofrecido un espacio de 9 a 12, de lunes a viernes. Lo llamamos Quilombo y fue exactamente eso: un quilombo hermoso. Con actualidad, pero también con mucho delirio. El equipo lo completaban Leo Gabes, Fede Simonetti, Bárbara Arroyo y, en la producción, Gaby Mambretti, Paula Geneux y Celeste Senra. La pasé increíblemente bien, fue una fiesta. Una lástima que no haya durado más.