DICCIONARIO MEDIÁTICO ARGENTINO 46

Cierre de listas. Momento cumbre de la rosca (ver) que se produce antes de las elecciones. La rosca (o las negociaciones, como se las prefiera llamar) previa al armado de lista termina exactamente en el momento en que la ley establece que debe entregarse ese armado electoral para ser presentado en sociedad. Pero hasta el último minuto puede haber modificaciones en las listas. Y, de hecho, las hay. Si bien en general las candidaturas presidenciales suelen presentarse con una anticipación mayor (seguramente para dar sensación de seguridad y seriedad, aunque también porque hay allí sólo dos puestos para acordar) en las listas para legisladores es donde hay mayores niveles de rosca y donde hasta último momento todo puede pasar. Y eso es mucho decir en un mundo como el de la política, donde los niveles de rosca son de por sí altísimos y donde da la sensación de que en cualquier momento cualquier cosa puede pasar. Durante los días previos al cierre de lista y, sobre todo, el mismo día del cierre, suelen vivirse momentos de altísima tensión, de esos como sólo se viven en la política. Es decir, creyendo que se trata de una cuestión de vida o muerte y que es lo más importante del mundo. Cuando en realidad se trata de un asunto que le importa a los candidatos y a la gente que va a tener trabajo gracias al buen desempeño electoral de un candidato.

Fernández. Apellido de origen español, muy común en la Argentina. Al punto que puede tratarse de uno de los más conocidos o difundidos. En la escena política, este apellido logró especial relevancia cuando el país tuvo una fórmula presidencial cuyo candidato a presidente y cuya candidata a vicepresidenta compartieron ese mismo apellido tan común.

Propuesta electoral. Modalidad en desuso, que consistía en que los candidatos dijeran qué iban a hacer si llegaban a una instacia de Gobierno o legislativa. Esta forma de anunciar las propuestas políticas dejó de utilizarse cuando el votante prefirió guiarse más por cuestiones emocionales, como el tono de voz, la sonrisa, la forma de vestirse o la apariencia física de un candidato. Justo es aclarar que el cambio de gustos por parte de los votantes también tuvo que ver con el hecho de que, cuando se hacían propuestas electorales, era muy difícil que, a la hora de gobernar o de legislar, estas propuestas se mantuvieran con la convicción y el ímpetu con los que se repetían como consignas durante la campaña.

Senado. Cámara alta del Congreso de la Nación, que tiene la particularidad de ser representante de las provincias. Esto se debe al hecho de que en la cámara de senadores hay tres representantes por provincia, dos por la mayoría y uno por la minoría, sin importar que porcentaje obtenga cada uno en los comicios. Por otra parte, cada provincia tiene tres senadores, independientemente de la cantidad de población que tenga. El Senado suele ser el ámbito más conservador de una entidad de por sí conservadora, como es el Congreso. Por eso es que muchas leyes “progresistas” logran una media sanción en Diputados, pero después naufragan cuando llegan al Senado. Se trata de un lugar clave, al que un Gobierno debe dedicarle muchas horas de rosca.

Vicepresidente. Lugar aparentemente menor, tanto en una fórmula presidencial, como a la hora de elegir un puesto importante en la escena política. Sin embargo, el vicepresidente dirige la cámara alta, una cosa para nada menor. Con lo cual, lejos de ser una figura decorativa, termina siendo alguien consagrado a la más alta rosca política. Es quizá por eso que en los últimos tiempos las fórmulas presidenciales suelen armarse en función de los cantidatos a videpresidente. Hoy muchas veces se estila armar una fórmula a partir de una candidatura a vicepresidente, para después rellenarla con alguna candidatura presidencial. Pero no debe confundirse esto con el hecho de considerar al presidente una figura decorativa. Sobran los ejemplos en la historia argentina, de casos de candidatos que supuestamente iban a responder a un determinado jefe político, pero una vez obtenido el cargo ya no responden más que a sus propios deseos.  

 

Publicado en revista MU, junio de 2019