DICCIONARIO MEDIÁTICO ARGENTINO 36

pañuelo. Trozo de tela que durante muchos años ha tenido dos acepciones para dos usos bien distintos: 1) Sonarse la nariz y sacarse los mocos. 2) Abrigarse el cuello, como una especie de versión tibia o de media estación de una bufanda. Muchas mujeres utilizaban también pañuelos en la cabeza, como vincha o para preservar algún peinado. Algunos hombres usaban una tercera acepción, como ornamento en el bolsillo de un saco, dejando sobresalir una punta, de un color que al mismo tiempo contrastara y combinara con el del saco. La acepción 1 está prácticamente en desuso, puesto que en la actualidad se utilizan sólo pañuelos de papel, descartables. El uso de un pañuelo de tela para los mocos es casi tan extraño como el uso de pañales de tela, no descartables. En cuanto a la acepción 2, continúan en vigencia. Tanto para el cuello, como para la cabeza. Y desde fines de la década del 70 hasta la actualidad, el pañuelo, en esta versión 2, se ha convertido en un fuerte símbolo político.

pañuelo blanco. Usado en la cabeza es el símbolo de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Su origen se remonta a fines de los años 70, cuando madres y abuelas de desaparecidos reclamaban la aparición con vida de sus familiares que no habían vuelto a ver. Para protestar, esas mujeres comenzaron a reunirse en Plaza de Mayo, en la ciudad de Buenos Aires, llevando pañales, que en ese entonces eran de tela, blancos y no descartables. El pañal pronto pasó a ser un pañuelo blanco, con el nombre del desaparecido (o desaparecida) y la fecha en que se lo habían llevado. Desde entonces, en la Argentina, el pañuelo blanco se transformó en un símbolo de la lucha por la memoria, la verdad y la justicia.

 

pañuelo celeste. Fue la respuesta que construyeron los militantes anti derecho (que se oponen a la legalización del aborto) para oponerse al pañuelo verde. La elección del color celeste es llamativa: de acuerdo a los patrones heteropatriarcales, el celeste es un color asociado a los hombres, en contraposición al rosa, que es el color de las mujeres. Esto es algo que durante muchos años se estableció como norma para los niños al nacer. La mayoría de los militantes anti aborto se sentiría identificado con este cromatismo binario, consecuente con una concepción binaria de la sexualidad. Y es justamente dentro de esa tradición que se elige, para opinar sobre algo que ocurre en el cuerpo de la mujer, un calor vinculado históricamente con los hombres. La difusión del pañuelo celeste fue infinitamente menor a la que logró el pañuelo verde. Y si alcanzó, como símbolo, cierta notoriedad, fue por oposición al color insignia de quienes luchan por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

 

pañuelo verde. Símbolo de quienes reclaman la legalización del aborto. Desde su fundación, la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito eligió el pañuelo verde como identificación. Pero fue durante el debate parlamentario de la ley que el pañuelo verde se transformó en una bandera. Tanto que en su desesperación, varios militantes anti derecho salieron a quejarse por lo que, decían, era una “banalización del debate” pues, creían, el pañuelo verse se había transformado en “una moda”. Y hay que reconocer que no les falta razón en esto último: la moda es la confirmación de que un reclamo (o lo que fuera) ha logrado volverse masivo. Hoy es muy común ver a las chicas adolescentes y jóvenes llevar sus pañuelos verdes en el cuello, en las muñecas o colgados en carteras o mochilas. El uso se volvió tan generalizado que hay varios vendedores callejeros que lo venden. Obviamente, no lo hacen como militancia, sino como forma de ganarse un mango. Pero es bien sabido que los vendedores callejeros sólo ponen en su manta aquello que saben que se puede vender. Y el pañuelo verde se transformó en un objeto de consumo.

 

Selección Nacional. Equipo de fútbol masculino, cuyas actuaciones son seguidas con muchísima atención por millones de personas en todo el país. El torneo más importante que juega la Selección Nacional es el campeonato mundial de fútbol masculino (también llamado simplemente Mundial), que se juega cada cuatro años, siempre en un país distinto. El juego, el resultado y todo lo que tiene que ver con la Selección Nacional (a la que también se la conoce sólo con el término Selección) es motivo de grandes debates nacionales y de una fuerte atención mediática. Esto es tenido en cuenta por la dirigencia política, que sabe que cuando juega la Selección (sobre todo un Mundial) pueden tomarse determinadas medidas poco populares, pues no van a tener gran implicancia mediática. La Selección provoca en la mayoría de la población una identificación nacional similar a la que puede provocar una guerra. Es por eso que entre las recriminaciones a los jugadores se mezclan la impericia técnica con el hecho de no cantar el himno nacional o no hacerlo con el supuesto fervor que el himno amerita.

 

Publicado originalmente en la revista MU, julio de 2018