Diario del aborto en el Senado (4) El forro de Abel Albino

Durante las audiencias en el Senado hubo muy buenos argumentos a favor de la legalización del aborto. Pero ninguna tan contundente como la del doctor Abel Albino. Creo que aún no tomamos conciencia del enorme aporte de Albino a esta ley. Es más, creo que si finalmente se aprueba, deberíamos llamarla Ley Albino.

“¡El virus del sida atraviesa la porcelana!”. Así, con énfasis y cinco veces dijo esto Albino. No fue algo dicho al pasar, fue un dato que quería que quedara en claro. El título que él mismo decidió ponerle a su exposición, consciente de que la historia repetiría como meme.

Los dichos de Albino fueron meme y hasta llegaron a una publicidad de Tulipán, la marca de preservativos más famosa del país. Pero la exposición de tuvo varios momentos brillantes. Y sería injusto que el forro de porcelana nos tapara el bosque de la moral albiniana.

La presentación de Albino tuvo varios momentos poéticos. Para hablar del rol de la mujer como madre, Albino invocó primero a Agnes Gonxha Bojaxhiu, también conocida como Teresa de Calcuta.

“El bebé no es parte del cuerpo de la madre, como el apéndice o la vesícula –explicó Albino-. Está dentro de la madre. Les hablo a las mujeres todas. Porque la Madre Teresa de Calcuta no fue madre, pero qué madre fue. De tantos y de tantas”.

Luego citó al Martín Fierro, la obra de José Hernández:

 

Pa’ servir a un desgraciao

siempre la mujer está

cuando en su camino va

no hay peligro que la asuste

ni hay una a quien no le guste

una obra de caridá.

 

No se hallará una mujer

a quien esto no le cuadre

yo alabo al eterno padre

no porque las hizo bellas

sino porque a todas ellas

les dio el corazón de madre.

 

Luego interpeló a senadoras y senadores, advirtiéndoles sobre lo que estaba trantando: “Si lo ponen como ley, será una ley inmoral. Ustedes son los que van a firmar, los que van a tener las manos manchadas de sangre. Yo he visto abortos. Vi los productos de los abortos en tachos de basura. Miembros, brazos, cerebros”.

Y volvió a la poesía:

Piececitos de niño

azulosos de frío

¿cómo os ven y no os cubren?

¡Dios mío!

 

Piecesitos heridos

por los guijarros todos

ultrajados de nieves

y lodos.

 

El hombre ciego ignora

que por donde pasáis

una flor de luz viva

sejáis.

 

Que allí donde ponéis

tu plantita sangrante

el cardo nace más

fragante.

 

Sed, puesto que marcháis

por los caminos rectos,

heroicos como sois,

perfectos.

 

Piececitos de niños

dos joyitas sufrientes

¿cómo pasan sin veros

la gente?

 

Albino no lo dijo, pero el poema se llama Piecesitos y lo escribió la poeta chilena Gabriela Mistral. Aclaración: Gabriela Mistral no está hablando ni de aborto ni de fetos, ni de embriones, ni de niños por nacer. Apenas de niños pobres.

También es justo reconocerle a Albino un conocimiento profundo de la pobreza. Y algunas reflexiones muy atendibles sobre cómo erradicarla: agua potable, cloacas, cuidar el cerebro los primeros 1000 días de vida.

Lo que es curioso es que quienes se preocupan durante el debate por el financiamiento de cada persona que está a favor de la legalización del aborto, no digan nada del financiamiento estatal fabuloso que tiene la fundación de Albino, CONIN. Y cuál es el precio de esa atención. No el precio monetario (aunque también), sino el precio educativo.

Veamos algunas opiniones de Albino.

Sobre la mujer: “La mujer es la pastora de la vida. El divino pedestal donde se alza el árbol enamorado del hombre. Por eso si uno quiere voltear a la sociedad hay que pegarle a las mujeres. Por eso pegarle a la mujer es pegarle más duro a la sociedad.

Sobre la penalización a la mujer que aborta: “Si se ha cometido un delito debe haber pena. Puede no haber cárcel, pero tiene que haber alguna pena, algún trabajo social. La mujer es la que menos hay que penar porque no está en su sano juicio. En CONIN recibimos a la mujer y nunca le decimos: “Qué tarada sos”. Eso lo dice la mujer. No, nosotros la asistimos”.

Sobre la pobreza y la mujer pobre: “El pobre no es una persona como nosotros pero sin plata. El pobre es pobre en educación, en amigos, en valores, y encima no tiene plata. No son vagos, son tristes. Y lindan con la depresión. Sus hijos son su riqueza, son todo lo que tienen. Cuando está embarazada está tan contenta, tan bonita”.

Sobre la propagación de la obsenidad: “Corten un poco la televisión. ‘La televisión es la escuela de superficialidad, imbecilidad y tilinguería más grande que conozco’ decía Vittorio Gassman. Esto me provoca profunda pena. Antes no existía la escuela de imbecilidad y era más fácil manejar una familia.

Controlen los programas. Ustedes tienen poder de hacerlo. Todo el día vemos obsenidades, obsenidades, obsenidades”.

Sobre el sexo y el amor: “No hay nada que una tanto al hombre como el sexo. Pero el sexo no se realiza cuando no es asumido por el amor. Cuando el cuerpo es asumido por el amor da todo de sí. Si no los cuerpos son clausos, como este bolsillo, son cerrados. Es el espíritu el que se penetra. ¡Hay que educarlos para el amor! No para el sexo animal. No son animales, son seres humanos”.

Sobre las relaciones prematrimoniales: “La niñita tiene una relación a los 12, se pega y después se despega. Tiene otra a los 13, se pega y después se despega. Y tiene otra a los 17 y se pega y se despega, pero ya no pega bien y se casa con el que no pega. Se pegan y se despegan, no es viva la pepa esto”.

Sobre las responsabilidades: “Sufren, lloran, la pasan muy mal y se quieren morir. Pretenden escuchar campanitas y no escuchan campanitas, no escuchan nada. Y se sienten solas, se sienten estafadas. La vida es compromiso, es responsabilidad. Tienen que hacerse cargo de sus actos. Nadie se hace cargo de nada, nadie es responsable de nada”.

Sobre las conductas morales: “Muchos creen que las cosas suceden porque vino un marciano y nos hizo el daño. ¡No es así! Hay que educar para el amor a los chicos. Esto se para con conductas morales, con mensajes claros”.

Sobre el preservativo: “Tienen que entender que el profiláctico no la protege de nada. Porque el virus del sida atraviesa la porcelana. El virus del Sida es 500 veces más chico que el espermatozoide. Uno no está absolutamente cubierto. Cualquier imperfección que tenga el profiláctico, está liquidado”.

Así, liquidado. En masculino. Albino dijo “no LA protege de nada” a la mujer. Pero si hay desenlace fatal, el que está liquidado es el tipo. Pero después del hit (preservativo, sida, porcelana) Albino metió un bis que hizo delirar a sus fans.

“Yo sería un irresponsable si no lo dijese. Porque el virus del Sida es filtrable. Lo ideal es decir que es una cuestión de riesgo. Le tengo que advertir al chico que no lo haga. No le puedo decir: ‘Robá tranquilo, pero ponete guantes’. Esperá tu momento. Que se casen temprano, que organicen sus vidas”.

Sí, Albino equiparó el sexo con el robo. Y aconsejó casarse joven. O sea, monogamia, sexo para reproducirse y ya. Me quedé con las ganas de saber qué opina de la masturbación, de si es lícita o no. Si podemos incluirlo en los #AlbinoTips. Otra vez será. Con lo que dijo demostró que es un grande. Un crack, un distinto, un fuera de serie.

Gracias, doctor Albino. En nombre de quienes apoyamos el Aborto Legal, Seguro y Gratuito le agradezco este aporte invaluable a la causa. Le pediría que use el pañuelo verde pero no hace falta: usted lo lleva tatuado en el alma.

Doctor Albino, usted es mágico. Y permítame tutearlo. Te tuteo, Abel. Sólo para preguntarte: Barrilete cómico (muy cómico), ¿de qué forro de porcelana viniste?

 

Publicado originalmente acá http://www.lavaca.org/notas/el-forro-de-abel-albino/